Page 8 - Calendario Liturgico 2020-21
P. 8

6 – eL año Litúrgico y eL caLendario


           El día litúrgico en general
           2. Cada día es santificado por las celebraciones litúrgicas del pueblo
              de Dios, principalmente por el sacrificio eucarístico y por el Oficio
              Divino.
              El día litúrgico comienza a medianoche y se extiende hasta la media-
              noche siguiente. Pero la celebración del domingo y las solemnidades
              comienzan ya en la tarde del día precedente (NUALC, 3).
              Además de las celebraciones litúrgicas de las que se compone el año
              litúrgico, existen en muchas regiones costumbres populares y ejerci-
              cios piadosos. Entre ellos apréciense seriamente los que contribuyan
              a favorecer la piedad, la devoción y la comprensión de los misterios
              de Cristo, y cuídese que «vayan de acuerdo con la sagrada Liturgia,
              en cierto modo se deriven de ella y a ella conduzcan al pueblo, ya
              que la Liturgia, por su naturaleza, está muy por encima de ellos» (SC,
              13; CO, 233).

           El domingo
           3. En el primer día de cada semana, llamado día del Señor o domingo, la Igle-
              sia, según una tradición apostólica que tiene sus orígenes en el mismo día
              de la Resurrección de Cristo, celebra el Misterio pascual. Así pues, el do-
              mingo ha de ser considerado como el día festivo primordial (NUALC, 4).
           4. Puesto que el día del Señor es el núcleo y el fundamento del año
              litúrgico por medio del cual la Iglesia despliega todo el misterio de
              Cristo, el domingo solamente cede su celebración a las solemnidades
              y a las fiestas del Señor; pero los domingos de Adviento, de Cuares-
              ma y de Pascua tienen precedencia sobre todas las fiestas del Señor
              y sobre todas las solemnidades. Las solemnidades que coincidan en
              estos domingos han de celebrarse el lunes siguiente (v. gr. Inmacula-
              da Concepción, San José y Anunciación del Señor), sin embargo, la
              obligación del precepto, si la hubiera, no se traslada. Cuídese que el
              domingo se presente e inculque a la piedad de los fieles como el día
              festivo primordial, de tal manera que también sea día de alegría y de
              liberación del trabajo (cf. SC, 106).

           Las solemnidades, las fiestas y las memorias
           5.  Al celebrar el misterio de Cristo durante el curso del año, la Iglesia
              venera también con amor particular a santa María, Madre de Dios,
              y propone a la piedad de los fieles las memorias de los mártires y de
              otros santos (NUALC, 8).




                                                                                26/11/20   9:05
       LI 0058-2020/2021 impresión.indd   6
       LI 0058-2020/2021 impresión.indd   6                                    26/11/20   9:05
   3   4   5   6   7   8   9   10   11   12   13