Page 5 - Calendario Liturgico 2020-21
P. 5

PRESENTACIÓN

                                Suyo es el tiempo y la eternidad.
                       A él la gloria y el poder, por los siglos de los siglos.


                  Las palabras que encabezan esta presentación, como es bien sabido, perte-
               necen a la celebración de la «Madre de todas las Vigilias», cuando el sacerdote
               graba el cirio pascual antes de encenderlo con el fuego nuevo. En efecto, en el
               corazón del año litúrgico, la Vigilia pascual, los cristianos reconocemos a Cristo
               como Cronocrátor que, victorioso, vive por los siglos y gobierna el tiempo y la
               eternidad.

                  Esta es la realidad que nos recuerda el Calendario Litúrgico-Pastoral en el su-
               ceder de los días. Al Padre por Cristo en el Espíritu Santo presentamos la ofrenda
               de nuestro tiempo convertido en alabanza, intercesión, súplica, petición… Así,
               con la celebración cotidiana de la eucaristía y de la Liturgia de las Horas, el
               tiempo es santificado, haciendo que se convierta en «tiempo de salvación» en el
               que el creyente acoge la acción salvífica de Dios y le obsequia la alabanza más
               sincera. De esta forma, por la liturgia de la Iglesia podemos ser alcanzados por
               Dios y por él ser transformados según sus designios.

                  Y esto incluso en los momentos más difíciles por los que puede pasar la hu-
               manidad, como el pasado año con la pandemia de la COVID-19. Incluso en esa
               situación no se interrumpió el culto divino, si bien es cierto que hubo de hacerse
               de forma extraordinaria sin la participación de fieles o con muy pocos. No obs-
               tante, por la pertenencia al Cuerpo místico de Cristo que es la Iglesia, todos los
               creyentes pudieron sentirse no desamparados de la mano misericordiosa de Dios
               y a todos pudieron llegar los beneficios de la súplica que cada día se elevaba a
               Dios. En este sentido, podemos decir en verdad, con J. R. R. Tolkien, referido al
               Señor Jesús: «Cada momento que paso sin ti es un momento de tiempo perdido».
                  Para que la liturgia cotidiana pueda realizarse con fidelidad al sentir de la
               Iglesia se publica cada año este Calendario Litúrgico-Pastoral. Las indicaciones
               litúrgicas que aquí se recuerdan pretenden facilitar la verdadera y fructífera par-
               ticipación en la sagrada liturgia, aplicando las normas contenidas en los libros
               litúrgicos, especialmente en la Ordenación General del Misal Romano, en las
               Normas Universales sobre el Año litúrgico y el Calendario, en la Ordenación
               General de la Liturgia de las Horas y en la Ordenación de las lecturas de la misa.








                                                                                26/11/20   9:05
       LI 0058-2020/2021 impresión.indd   3                                    26/11/20   9:05
       LI 0058-2020/2021 impresión.indd   3
   1   2   3   4   5   6   7   8   9   10